Cómo empezar la práctica Mindfulness

La necesidad de tomar constantemente decisiones sobre nuestras actividades cotidianas y rutinas desgasta nuestra energía. Esto hace que la creación de cualquier hábito un esfuerzo contundente y frustrante.

Por lo tanto, para crear el hábito de meditar, hay que definir previamente:

  1. Hora de práctica
  2. Duración de la sesión
  3. Lugar de práctica
  4. Herramientas que vas a utilizar
  5. Recordatorios y recompensas

A la hora de fijarte un compromiso para tu práctica, asegúrate que tu compromiso es preciso y específico.

Por ejemplo:  “Voy a meditar por 15 minutos cada mañana a las 7am, y los fines de semana a las 10am” es un compromiso bastante sólido y no hay lugar para la duda, ya lo has decidido y no tienes que pensar más sobre ello.

Si, en cambio, te marcas un compromiso más ambiguo como “voy a meditar un poco cada noche después de la cena” – te estás preparando para el fracaso, porque después de la cena puede venirte el pensamiento “¿debo meditar ahora o responder a mis correos electrónicos primero?” ¡Si decides responder a sus correos electrónicos …, te has ido! Porque después de que hayas terminado con esta tarea puedes estar ya cansado para meditar o puedes pos ponerlo otra vez en favor de otra tarea. Es mejor liberar tu mente de todos estos conflictos internos y hacer un compromiso muy claro contigo mismo.

1. Hora de la práctica:

El elemento más crítico de estos cuatro elementos es determinar la hora de la práctica.

Una vez que lo ya la hayas fijado practicar la meditación a la misma hora todos los días, va a permitir que pase a ser más fácilmente un hábito más de tu vida. Después de un par de semanas, cuando sea la hora de meditar, tu cuerpo y mente “ya lo saben” y lo harás de forma natural.

Se recomienda que se la práctica sea por las mañanas por las siguientes razones:

  • Te puedes enfocar mejor, estás más descansado, fresco, y probablemente tienes menos cosas pasando por su mente.
  • También te ayuda a establecer una mejor actitud y humor para el resto de su día.

Por otro lado, meditar en la noche te ayuda a tener un mejor sueño. Además, si eres una persona de noche, puede estar más alerta para practicar por la noche.

2. Duración de la práctica:

Para la duración de la sesión, no seas demasiado ambicioso/a al principio. Toma pequeños pasos y empieza con menos, es decir, comienza con algo que no puedes fallar, y aumenta la duración poco a poco a medida que pasan las semanas y tu interés crece. Puedes comenzar con dos minutos al día, y aumentar un minuto cada dos días.

Cuanto más pequeño comiences, más fácil será para que te mantengas al día y no retrocedas. Si establecer hábitos no te es fácil, entonces es mejor comenzar con 2 – 3 minutos por día. En esta primera etapa se trata de establecer este nuevo hábito.

3. Lugar de la práctica:

Decide también el lugar para tu práctica. ¿Dormitorio, salón etc? ¿Va a estar ese lugar disponible solo para ti y sin distracciones en el momento de tu práctica? Si necesitas hablar con alguien acerca de tu nuevo hábito (para hacerles saber que no estará disponible en ese momento, y necesita un poco de silencio), ahora es el momento de hacerlo

4.Herramientas que utilizar

Es decir, si vas a usar cojín o silla y vas a hacer una meditación guiada o no guiada.

5. Recordatorios y recompensas

 En este punto, ya tienes claro que desea iniciar la meditación, estás motivado/a para hacerlo y también has decidido cuándo, dónde y cómo practicar. Sabes cómo la meditación encajará en tu rutina, y ya no hay necesidad de volver a pensar sobre ello.

Así que lo que necesitas hacer ahora es establecer recordatorios, para asegurarte de que no se te olvide hacerlo.

Algunos recordatorios tipo son:

  • Poner el despertador cinco minutos antes de su meditación.
  • Antes de irte a dormir, coloca tu cojín o silla de meditación junto a su cama, para que lo veas cuando te despiertes.
  • Pegar notas adhesivas en el espejo del cuarto de baño, para que después de cepillarte los dientes te recuerda la práctica.

La recompensa:

 El segundo elemento es la recompensa. Hacemos cosas que nos hacen sentir bien, o que nos dan algo que valoramos. Así que una forma de recompensa es aprender a apreciarlos beneficios de la meditación en sí – lo relajado, refrescado y tranquilo que tu cuerpo siente después de la práctica. Esta es una recompensa intrínseca. También es aconsejable llevar un diario como una herramienta para ayudarte a apreciar la meditación más y sentirse bien por practicarla. Por ejemplo, puedes tomar notas de cómo ves la meditación realmente ayudándote a cumplir tus valores y todo lo que estás experimentando, descubriendo y aprendiendo.

 Si con la recompensa intrínseca no te es suficiente trata de añadir una recompensa extrínseca, como “Voy a tomar un poco de chocolate después de meditar”.

También puede fijar recompensas más grandes a los hitos en tu práctica, como 10 días, 30 días, 3 meses, 6 meses. Por ejemplo: “Después de 30 días de meditación diaria, me daré X [ aquí objeto de deseo].”

Elige siempre recordatorios y recompensas que tengan sentido para ti.

Consejo: Hasta que Mindfulness sea un hábito normal en tu vida en cualquier momento puedes ajustar tu practica en función de lo que sean necesario para ti y lo que te funcione o no, porque el objetivo es que la practica se asiente en tu vida.

 

¿Quieres recibir mis nuevos artículos?

¡Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
Vicky Lahiguera
vickylahiguera
 

vickylahiguera's Bio

Soy Vicky Lahiguera, neurocoach y trainer, apasionada y comprometida con el crecimiento y desarrollo de las personas, tanto el ámbito personal como en el ámbito profesional.

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *