¿Por qué Mindfulness?

En el mundo actual, convergen hechos como:

  • Nos desespera estar pensando, estar planificando el futuro y recordando un pasado no siempre grato, de imaginar en demasiadas ocasiones catástrofes que solo existen en nuestra imaginación.
  • La mayoría de nosotros vivimos nuestras vidas ocupados, distraídos, encontrando un entretenimiento tras otro, pensando una y otra vez sobre nuestros problemas sin resolver o sin una aparente solución, planeando constantemente cómo hacer las cosas mejor y ser mejores, siempre deseando conseguir más, lamentándonos de momentos pasados, luchando con las tentaciones o fantaseado con el futuro.
  • Te has preguntado alguna vez ¿cuántas veces estás presente en el momento?, por ejemplo ¿cuántas veces has ido de tu casa a la oficina sin ser consciente y sin estar presente la mayor parte del viaje (ya sea conduciendo, andando, en el bus, metro, etc)? ¿cuántas veces te has cepillado los dientes sin saber qué te estabas cepillando? ¿cuántas veces mientras te duchabas te has dado cuenta todo el tiempo del aroma del jabón o del sonido o la temperatura del agua? En realidad, no es habitual hacer esas actividades de una forma consciente, sino que las hacemos como se suele llamar “en piloto automático”.
  • Entonces, ¿dónde está nuestra mente mientras nuestro cuerpo está realizando estas actividades?, pues bien, la tendencia normal de la mente es estar o bien en el pasado o en el futuro.

¿Sabías qué tenemos

  • En cuanto a las relaciones personales, entre padres e hijos, entre amigos, entre parejas, entre jefes y trabajadores, entre naciones, la cultura moderna nos presenta una paradoja: por un lado, un mundo globalizado e inter-conectado mediante redes virtuales que consumen nuestro tiempo y energía, y por otro un profundo sentimiento de soledad, de separación entre las personas, una sensación demasiado frecuente de incomunicación a nivel profundo. La experiencia de que, en realidad, la comunicación y el contacto entre nosotros son, en la mayoría de las ocasiones, superficiales.

En base a estos hechos, La realidad es que desarrollamos hábitos de falta de atención, distracción, automatismo y ausencia a lo largo de nuestra vida. La ocupación permanente y las prisas debilitan nuestra concentración y habilidad para conectar profundamente con las cosas.La cultura moderna nos anima a no estar presentes. Y así tenemos demasiado a menudo la sensación de que “la vida pasa por nosotros”, en vez de “pasar nosotros por la vida”. Por lo tanto, la meditación y mindfulness es ahora más necesaria que nunca.

¿Tú sabes de algún hecho más para empezar a practicar?

 

 

 

¿Quieres recibir mis nuevos artículos?

¡Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
Vicky Lahiguera
vickylahiguera
 

vickylahiguera's Bio

Soy Vicky Lahiguera, neurocoach y trainer, apasionada y comprometida con el crecimiento y desarrollo de las personas, tanto el ámbito personal como en el ámbito profesional.

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *